hoteles playa malaga

La opción de ir a un hotel cercano a la playa en Málaga

Los balnearios son probablemente los destinos turísticos donde más sencillo resulta encontrar variedad de alojamiento a buenos precios, aunque complicado de encontrar en Málaga.. Mientras otros puntos de interés turístico recién están comenzando a posicionarse dentro de la industria de las vacaciones, lo que dificulta y encarece encontrar hospedaje de calidad, el mar es un auténtico clásico del veraneo que cuenta con una infraestructura ya desarrollada y bien establecida.

En la costa las opciones de alojamiento se multiplican en un abanico que va desde imponentes hoteles de playa a todo lujo hasta sencillas hosterías familiares.

Con el renovado auge del turismo, muchos hoteles antiguos fueron también recuperados. La mayor parte se encuentra cerca de las zonas céntricas y ofrece comodidades dignas de otras épocas, por lo que vale la pena considerarlos. Siempre y cuando, claro, la restauración no se haya quedado en una mera lavada de cara y haya incluido una puesta a punto profunda de techos, pisos, cañerías y sistemas de climatización.

Diferencias entres las playas de ciudad y las alejadas

En la costa la cercanía con las zonas céntricas de la ciudad no representa necesariamente una ventaja, como puede ocurrir en Málaga. Si viajamos con niños, o vamos en busca de diversión nocturna, resulta indispensable, pero si deseamos disfrutar, en cambio, del mar y la arena, tal vez no resulte la mejor opción ya que las playas del centro suelen estar atestadas de gente y es más difícil encontrar un sitio frente al mar debido a la cantidad de personas.

Las más alejadas, por su parte, ofrecen naturaleza en estado virgen, amplios espacios y menos ruido (nada es perfecto). Además, un hotel ubicado en zonas más retiradas resultará siempre más económico que un hotel céntrico, una variable que conviene tener en cuenta.

Ya sean céntricos o se encuentren más apartados, los hoteles atendidos por sus propios dueños siempre ofrecerán tarifas más ventajosas. Al no haber empleados, o contratarse muy pocos, sus costos operativos disminuyen.

La mayor parte de los propietarios, por otra parte, suele alojarse allí mismo, favoreciendo una relación con el huésped más cercana que puede terminar resultando más valiosa que las comodidades del mejor 5 estrellas (por ejemplo El Gran Hotel Miramar).

Atención personalizada, pequeños obsequios y la inigualable sensación de sentirse como en casa son algunas de las ventajas inmateriales que pueden convertir la elección de un alojamiento para las vacaciones en el comienzo de una amistad para toda la vida.

La mayor parte de los hoteles de playa ubicados en zonas más retiradas, por su parte, suelen ofrecer servicios tales como parrilla, cocina y transporte para que las distancias no resulten un inconveniente.

Ventajas de unas vacaciones en Málaga