vino en malaga

El vino como alimento de la dieta mediterránea

El vino es un complemento natural de nuestra alimentación mediterránea desde tiempo inmemorial. En el último año, ha creado cierta incertidumbre la denominación del vino como una bebida alcohólica peligrosa en el nuevo anteproyecto de la Ley Antialcohol, dirigido a prevenir y reducir el consumo entre los menores de edad.

El vino es parte importante de la dieta mediterránea y por supuesto de la gastronomía malagueña.

Esta denominación ha sido desmentida por la propia Ministra de Sanidad y Consumo, agregando que no quiere emprender una campaña ni agresiva ni no agresiva contra el vino. Responsables de diferentes Consejerías de Agricultura y Alimentación han mostrado cierta desconfianza ante esta precisión, llevando a un Consejero a tildar esta iniciativa como un disparate.

Un sin fin de adjetivos de rechazo a este anteproyecto se ha generado. Desde el agricultor, hombre abnegado que con amor, sacrificio y un arduo trabajo, no siempre correspondido, mantiene los viñedos milenarios plantados en un principio por, fenicios, griegos y romanos, hasta las organizaciones agrarias, cooperativas, empresarios y comerciantes del sector vinícola manifiestan su rechazo, considerando el gran perjuicio que acarreará si el vino se compara con las bebidas de alto grado alcohólico derivadas de la destilación.

El vino es un pilar básico de nuestra civilización mediterránea.

Todos los pueblos que han creado una cultura han cultivado el vino (Wesnthal 1987). Aunque con certeza no sabemos quien fue el primer viticultor que tuvo la genial idea de domesticar la vid, él fue sin saberlo, el que puso unos cimientos para lo que hoy conocemos como cultura del vino.

El vino, este alimento bondadoso por sus cualidades, ha sido y es motivo de celebración tras su obtención. Desde la cepa Kankomet en los viñedos de Ramsés III, hasta nuestro Tempranillo, han sido pisadas y su mosto una vez fermentado, ha llevado al agricultor a celebrarlo en forma de fiesta de la Vendimia. Lo cananeos celebraban una gran fiesta correspondiendo con la vendimia. De igual forma los israelitas crearon la fiesta de los Tabernáculos (Enramadas), con una duración de siete días.

En Egipto, se celebraba la vendimia con los campesinos a los que acompañaban flautistas y bailarinas. Similares festejos celebraban los griegos en honor a Dionisos, y los romanos a Baco. Desde la Edad Media, hasta la actualidad, se ha celebrado en la costa norteña del mar Mediterráneo (mar entre dos tierras) la fiesta de la vendimia. En Italia, las de Montesperloti, Montescudaio, Olmo, San Miniato, Tivoli, etc…En Francia, Saint-Fiacre, Cotes-du-Rhône, etc En España, Logroño, Jerez de la Frontera, Málaga, Orense, Sitges, Requena (las más antigua),Valdepeñas, Villafranca del Penedes, etc..

El consumo de vino en las culturas Egipcia, Griega y Romana era muy restringido, localizándose en palacios y templos y, siempre mezclados con agua, miel o frutos variados. La bebida más generalizada entre el pueblo era la cerveza, la cual se preparaba en las casas para consumo diario.

En España podemos catalogar el consumo de vino como de habitualmente moderado, pues una población de un 60 por ciento, la integra bebedores de menos de 35 g de alcohol por día, y menos de un 3 por ciento son bebedores de más de 35 g por día y, alrededor de un 2 por ciento, superan los 100 g de alcohol por día. El consumo esta muy igualado entre el que se realiza en la hostelería, y el consumido en familiar, observando una marcada disminución en los últimos años del consumo en hostelería, en beneficio de la ingesta domiciliaria.

El vino es una de las bebidas más nobles de la naturaleza. J.Wesley

El consumo abusivo esporádico, que recibe el nombre de botellón, ha sido el motivo de sacar a flote la Ley Antialcohol, dirigido a disminuir el consumo entre los jóvenes, que de manera intermitente, fines de semana o festividades puntuales, llevan a cabo.

En estas circunstancias hay que incidir para evitarlo, en aplicando de la normativa vigente sobre el consumo del alcohol, educación socio-cultural, implicación familiar y nunca favorecerlas por las instituciones.

No se puede entender que una sustancia natural vehículo de culturas milenarias, con reconocidas propiedades bondadosas para la salud, como la recomienda la Organización Mundial de la Salud, a través de la ingestión moderada, entendiendo que no es un medicamento y que al abstemio no se le puede recomendar su ingesta, sea motivo de vilipendio estatal. No se requiere nuevas leyes, sino aplicar las que hay.

En Málaga tenemos excelentes vinos desde los de la Axarquía hasta los de Ronda, pasando por vinos secos y dulces. ¡Te recomendamos venga a la Costa del Sol y pruebes los fantásticos vinos de esta tierra!